METODOLOGIA

Las obras de Aranwa no tienen texto y buscan potenciar la creatividad y el desarrollo de su público. Por lo mismo se ha elegido trabajar con elementos cotidianos y reconocibles, los cuales se transforman frente al espectador logrando tener más de un uso diferente y juagando a ser y no ser, transformando la historia e impulsando el desarrollo de esta a través de lúdicos estímulos. “No pretendemos determinarle a nuestro público que pensar, ni que ver, sino más bien entregarles estímulos para que ellos completen la historia, la que tiene un hilo conductor simple. Así les generamos la necesidad de querer ver, querer tocar, querer moverse, fomentamos la duda y la respuesta personal, queremos impulsar niños con opinión y sensibilidad a demás de padres y educadores conectados con ellos.”. Para los acompañantes de los niños también es un gran descubrimiento reconocer el primer acercamiento de sus hijos a las artes, ver con que se fascina, como mira, como escucha, que escucha, como se relaciona con su entorno. Intentamos a través de la simpleza sostener la atención, concentración y asombro de los niños llegando a grandes resultados.

La experiencia teatral tiene una duración de 1hr. Donde durante los primeros 30min los llenaremos de llamativas, pero simples secuencias corporales, cargadas de musicalidad y texturas para luego invitarlos durante los últimos 30min, junto a sus acompañantes, a entrar al escenario a jugar con la escenografía, acotes e instrumentos y así terminar por ellos mismos la historia que se les está mostrando transformándose en protagonistas y público activo; siendo así las obras un aporte concreto en el desarrollo del niño. Estimulando sus habilidades cognitivas, sensoriales y motoras; al mismo tiempo que fortalecemos su autoestima, confianza e individualidad, las relaciones interpersonales y por supuesto el apego con sus padres o acompañantes.

Tweet about this on TwitterShare on Facebook